La crisis obliga a los chinos a reabrir sus comercios, bajo fuertes medidas de seguridad