La seguridad del Clásico, en manos de 3.000 efectivos