La sequía en la cuenca del Guadalquivir obliga a hacer las primeras restricciones de agua