La sequía no da tregua: los embalses bajan un 40,4% su capacidad