Hasta setenta agentes para poder derribar una cruz franquista