La siega a mano, vuelve para recordar como se recogía el arroz hace 50 años