El sindicato policial critica errores políticos al impedir el derecho a la libre circulación