Los sindicatos critican a Rehn y Lagarde por querer bajar los sueldos en España