La situación económica de Estados Unidos afecta la popularidad del presidente Obama