El soberanismo sale a la calle para pedir la libertad de los dirigentes políticos