Susana salva la cabeza por ahora entre llamadas a la regeneración y el cariño de Sánchez