El monarca tailandés abandona el hospital para celebrar su 83 cumpleaños