Las tarjetas B de Caja Madrid, una tradición