Las tarjetas eran “un instrumento de pago de las retribuciones de las personas”