Miguel Blesa y Rodrigo Rato, en el banquillo de los acusados