El techo de gasto, pendiente de ERC