La tensión entre los independentistas catalanes dispara los rumores de adelanto electoral