Las tensiones políticas afloran tras los pitos al Rey y la exhibición independentista