El terrorismo nunca había preocupado tan poco a los españoles