El buen tiempo y el puente dispara la ocupación hotelera en la costa levantina