La playa tinerfeña llega a Pekín con prendas diseñadas por dos españoles