Torra deja en manos del Parlament su inhabilitación y reta a la justicia española