Torra mantiene su desafío a la justicia española y no da valor a su inhabilitación como diputado