Los trabajadores de Canal 9, la sombra de Fabra