Los trabajadores de Navantia no se creen nada del Gobierno y prometen batalla