La última arma del independentismo: la huelga de hambre como amenaza