Los últimos sondeos electorales auguran una situación de ingobernabilidad en Cataluña