La universidad española pierde alumnos