El vandalismo salvaje se extiende por muchas ciudades españolas en la era postcovid