Los vecinos afectados por la trama púnica, indignados