La vicepresidenta desliga la financiación autonómica del debate territorial