El vicepresidente boliviano advierte del riesgo de una invasión estadounidense