Las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils, recuerdan el horror que vivieron un año después