Un restaurante londinense boicotea el vino español