Los VTC podrían abandonan Barcelona