Uno de los yihadistas de la red ceutí se inmoló y mató a 130 personas en Siria