Los yihadistas tenían en el punto de mira lugares emblemáticos de Barcelona