Los nuevos pechos de Amy Winehouse le juegan una mala pasada