'En Copa de Balón': Una tapa sin un rioja no es lo mismo