El ojo artificial más antiguo del mundo tiene 5.000 años