Los padres de las fallecidas, indignados con la sentencia