La generosidad es el "salvavidas" de muchos niños enfermos