Pasea 3 horas por Nueva York con unos pantalones pintados y nadie se da cuenta