Un ex paramilitar que no paga a sus víctimas gasta 4.300 dólares en un proyecto musical