Uno de cada tres pasajeros llega con retraso y no puede defender sus derechos