Los pechos de silicona, una bomba