Llega el verano y los bosques siguen sucios