Un peligroso encierro abre la jornada que las fiestas dedican a los niños