Los peregrinos ya no podrán meter sus mochilas en la Catedral de Santiago