Cinco personas, entre ellos una embarazada, son brutalmente asesinadas en Alabama